Es momento de entrar a una nueva etapa de modernización del transporte

Wednesday, May 29, 2019

• A nivel nacional el IHTT realiza constantes operativos con la finalidad de verificar la legalidad de las unidades de transporte.

• Ley del Transporte Terrestre estipula sanciones severas para transportistas que operan de forma ilegal.

• Se trabaja de forma conjunta con autoridades municipales para lograr el ordenamiento del rubro del transporte.

Tegucigalpa, miércoles 29 de mayo de 2019. Rafael Ruiz, comisionado de Instituto Hondureño del Transporte Terrestre (IHTT), fue contundente y manifestó que esta institución trabaja de forma incansable para acabar con la corrupción que durante años imperó en el sector del transporte.

El funcionario del IHTT confió que con la Alcaldía Municipal realizan un trabajo integrado para cumplir el objetivo de ordenar todo el sistema para poner orden vial y modernizar las principales ciudades del país.

"Tenemos un sistema tecnológico, todo está sistematizado, si un ciudadano presenta una solicitud para tener una concesión del estado de Honduras y nuestro sistema recopila la información y no le permite avanzar hasta que cumpla todos los requisitos", puntualizó Ruíz.

Y agregó "La corrupción en el rubro del transporte se acabó, eliminamos las condiciones para que el dirigente trate de sobornar a las autoridades".

Irregularidades

Según Ruiz, uno de los principales factores para que se dieran las irregularidades es que en el país el rubro del transporte fue manejado de forma artesanal por más de 20 años, lo que dejó mucho desorden.

"Me preocupo mucho por aquellas personas que siguieron un procedimiento para obtener una concesión del estado y que se ven afectadas por aquellas personas que ilegalmente andan prestando el servicio del transporte", insistió Ruiz

"Es momento para entrar en una etapa de modernización del transporte debido a que las condiciones se están dando".

Entre las principales irregularidades que se dan en este rubro está la venta ilegal de números de taxis que efectúan los acaparadores, los cuales los venden hasta por 25 mil lempiras.